Bricolaje armario

Armarios empotrados y modulares

Sucede en todos los hogares: nunca hay suficiente espacio para almacenar y guardar cosas, y muchas veces el confort de un dormitorio se mide por la capacidad de su armario para mantener en orden la ropa. Por eso, es importante planificar bien la distribución interior del ropero, recurriendo a la infinidad de complementos y accesorios que existen para aprovechar hasta el hueco más escondido.

Empotrados, la mejor solución

La opción más aconsejable para un dormitorio, independientemente de sus dimensiones, es la instalación de un armario empotrado. Con él se aprovecha completamente el espacio de pared a pared y de techo a suelo y se pueden salvar e integrar las peculiaridades arquitectónicas, como columnas, entrantes o huecos. Incluso, es un sistema sencillo de realizar por uno mismo. Prácticamente no requiere obras, simplemente colocar un cerco y unas puertas, que pueden ser correderas, plegables o practicables, y forrar el interior.

En espacios pequeños es más aconsejable instalar puertas correderas con espejo, no ocupan sitio al abrirse y duplican el tamaño de la habitación. Eso sí, hay que tener en cuenta que, al menos uno de los lados siempre queda cerrado.

Bricolaje armario

Cada cosa en su sitio:

Es aconsejable planificar el interior de su armario según nuestras necesidades y nuestro presupuesto. En el mercado existen muchos tipos de cajones, baldas, colgadores, etcétera. Anota los más útiles.

Colgadores abatibles: Sus laterales van fijados a un sistema hidráulico que permite bajarlo y subirlo simplemente tirando de una barra.

Pantaloneros extraíbles: Existen, además, complementos extraíbles que combinan un divisor de madera para pantalones con una bandeja portaobjetos.

Corbateros: Para evitar que las corbatas se arruguen a la vez que se utiliza un hueco generalmente desaprovechado.

Zapateros: Los más cómodos son los extensibles que se adaptan a diferentes anchuras.

Bandejas extraíbles: Incorporan unas guías laterales para poder extraerlas cómodamente. Son más económicas que los cajones y aprovechan mejor el espacio para prendas finas.

Modulares, componer según las necesidades: Los armarios modulares resultan una alternativa cómoda y a buen precio. Su principal ventaja es que se puede ir componiendo el armario poco a poco, según van aumentando la necesidad de espacio para guardar prendas. Además, se combinan cuantas veces quieras y se no se necesitan obras para su instalación.

Para no equivocarte, ten en cuenta los siguientes consejos antes de adquirir un armario modular

• Las prendas de uso más frecuente, como faldas, pantalones y camisas deben colocarse en el lugar de acceso más cómodo y, como mucho, a una altura de 180 cm., para llegar a colgarlas fácilmente. Debajo pueden ir cajones o un pantalonero.

• Siempre hay que dejar un módulo que tenga una altura mínima de 150 cm., para colgar prendas largas, como abrigos o vestidos.

• Las camisas necesitan un hueco de entre 60 y 75 cm. de alto y no deben estar muy apretadas: lo ideal es dejar unos 2 cm. entre cada una.

• Los pantalones colgados y doblados por el centro necesitan unos 70 cm. y las chaquetas, entre 80 y 120 cm. de largo y unos 25 cm. de ancho.

• Faldas Cortas: Hay que disponer unos 50 cm. y para las largas, justo el doble.

Pautas para diseñar el interior de un armario

El diseño del interior de un armario viene determinado por las necesidades y el gusto del usuario. Se pueden realizar modelos variados y diferenciados en virtud de su tamaño, su uso específico y el número de personas que vayan a utilizarlo.

No es una labor fácil para un aficionado la de reparar un armario, pero si se siguen los pasos correctos se pueden afrontar diseños sencillos o, al menos, se puede plantear una propuesta específica y concreta al carpintero para lograr un armario absolutamente personalizado.

Todos los interiores de armario incluyen módulos de baldas, cajoneras y barra de colgar. Estos serían los elementos mínimos para realizar una distribución coherente. Pero lo más aconsejable será incrementar los espacios y sumar un hueco superior que haga las veces de maletero, un zapatero y varias divisiones verticales.

Si el armario tiene suficiente altura, el espacio-maletero resulta imprescindible para guardar ropa de otras temporadas, bolsas de viaje y cualquier elemento que no se utilice frecuentemente. Para que este hueco superior tenga suficiente consistencia, será recomendable diseñar tantas divisiones verticales como puertas incorpore el frente del armario. De esta manera, además de establecer claras separaciones que contribuirán a mejorar la organización, la estructura ganará en solidez.

En cuanto a las cajoneras, se pueden poner tantas como quiera el usuario atendiendo a la capacidad del armario, pero hay que tener en cuenta una serie de puntos antes de lanzarse a propuestas poco funcionales. Si el número de cajones es excesivo, la ropa que cuelga de la barra puede tocarlos, algo innecesario y perjudicial para las prendas. Lo más práctico será colocar tantos cajones como permita la parte inferior sin que la ropa roce con ellos.

Hay que valorar también que la altura de cada cajón no debe ser menor de 15 cm. y que lo mejor es que éstos incorporen guías metálicas para facilitar su apertura y cierre.

Con respecto a la barra de colgar, se aconseja el formato ovalado sobre el redondo por ser más resistente, y en el caso de que sea muy larga, es recomendable reforzarla con un aplique de sujeción intermedio que vaya atornillado a la balda del maletero.

Forrado (tipos de acabados): Lo más común es revestir el armario para que las prendas no se ensucien con el polvo de la pared. Los materiales más utilizados para este fin son las planchas de estratificado y los tableros plastificados, si bien la elección de las primeras es muy recomendable ya que son muy resistentes y existen en el mercado infinidad de propuestas con diferentes diseños.
El mayor inconveniente de esta tarea radica en obtener las medidas correctas debido a las irregularidades de las paredes en general. Por ello, lo más común será que no queden perfectas las uniones entre las planchas y el techo y el suelo, una circunstancia que se resolverá añadiendo pequeñas tiras de estratificado hasta completar la superficie total.

El primer paso será limpiar a fondo la parte que vaya a forrarse y lijar posteriormente con una lija de grano medio. Si hay algún agujero en la pared, habrá que rellenarlo con masilla acrílica, esperar a que seque, lijar después la superficie y limpiarla de polvo.
Posteriormente se acercará el panel de estratificado y se valorará si la medida es la correcta. Si no es así, antes de pegarlo se cortará la superficie sobrante con un cutter profesional y se suavizarán las aristas con un cepillo metálico.

Después se aplicará la cola de contacto y se extenderá de forma uniforme sobre la pared y a continuación se pegará el panel con la ayuda de un rodillo que se presionará del centro hacia los bordes para que adhiera adecuadamente a la superficie.

Si quedan pequeñas zonas sin forrar, habitualmente de las partes superior o inferior, se añadirán las tiras de estratificado necesarias hasta que el interior quede completamente cubierto con la plancha. Para terminar se pasará una esponja humedecida con agua que eliminará completamente cualquier resto de polvo o suciedad.

Otros materiales para revestir el interior del armario son la pintura, el papel, la tela y la madera maciza. Esta última resulta sin duda la opción más cara pero también la que más realza el conjunto por su calidad superior.

La pintura en el armario es una buena alternativa si el espacio es pequeño ya que no roba centímetros al hueco del ropero. Si se elige este material, habrá que apostar por la pintura plástica, que es la que mejor se limpia, y rechazar el temple porque ensuciaría las prendas al rozar con la pared.

El papel y la tela son propuestas útiles si se pretende que el armario tenga también una función de aislamiento térmico o acústico, pues en ambos casos los revestimientos se colocan sobre una base acolchada.

Bricolaje | Accidentes en el Hogar | Bricolaje Herramientas | Articulos Hogar | Bricolaje Acuario | Bricolaje Albañileria | Bricolaje Armario | Bricolaje Pintar | Preparacion de Superficie | Como pintar con esponja | Como pintar con pistola | Bricolaje Casero | Bricolaje Puertas | Bricolaje Mesa | Bricolaje Carpinteria | Bricolaje de Madera | Bricolaje Fontaneria | Bricolaje de Electricidad | Bricolaje Jardin | Decoracion Hogar | Bricolaje Trucos | Bricolaje Suelos | Bricolaje para Niños | Bricolaje TV | Bricolaje España | Leroy Merlin | Aislamiento térmico | Amoladoras | Automoción | Consejos de bricolaje | Construcción | Deshumificación | Electricidad | Cómo pintar con esponja? | Ferretería | Fisuras en la pared | Herramientas de bricolaje | Herramientas eléctricas | Humedades en la pared | Normas de seguridad | Pintura | Cómo pintar con pistola? | Cómo pintar con planilla? | Preparación de la superficie | Sierras | Sierras circulares | Taladros | Tipos de pinturas | Vesturio de bricolaje