Bricolaje de suelos

Elegir el suelo de la casa

El pavimento es, sin duda alguna, la seña de identidad del hogar. Por esta razón, antes de decidirse por un tipo de suelo para un piso o casa, hay que valorar todas las ventajas y los inconvenientes de los materiales que vayan a utilizarse en los suelos, sin olvidar las características del inmueble.

Tarimas y parqués

Con ellos se consigue un ambiente cálido. Si se eligen en tonos oscuros se favorece el aspecto clásico y lujoso; los tonos claros, por el contrario, proporcionan apariencia juvenil y desenfadada.

Madera maciza son los más bellos, pero también son bastante delicados.

Se encuentran en el mercado en tablas con grosores que van de los 7 a los 22mm y su gran ventaja es que se pueden lijar y acuchillar las veces que sea necesario, por lo que pueden durar en buen estado varias decenas de años. Su gran inconveniente es que son absorbentes, por lo que no toleran bien los ambientes demasiado húmedos, así como los cambios radicales de temperatura y condiciones atmosféricas.

Fibras de madera

Suelen estar compuestos por tres capas, una superficial de madera, una intermedia de fibras aglomeradas o tablillas de baja calidad y una base de chapa. No requieren tantos cuidados como la madera maciza, ya que suelen estar tratados con barnices uretanados que les confieren mucha dureza, aunque su gran enemigo sigue siendo la humedad. La principal ventaja de este tipo de suelos es que proporcionan calidez y aislamiento, lo que, unido a su buen precio, hace que sean los más demandados.

Bricolaje de suelos
Laminados sintéticos

Tienen el aspecto de la tarima o el parqué de madera (es lo habitual, aunque en realidad podrían tener cualquier acabado), pero son compuestos plásticos que llevan una capa superficial de papel impreso con la decoración, protegida por una capa de resina plastificada de alta resistencia. Su gran ventaja, además de su precio económico, radica en que no le temen ni al agua ni a la humedad, con lo que son una opción igualmente válida para el cuarto de baño o la cocina. Su inconveniente es que suelen acumular electricidad estática y, si no se les pone una buena capa aislante debajo, transmiten mucho ruido con las pisadas.

Piedras y cerámica, el contacto natural: Son los materiales de la tierra y como tales nos acercan a ella, aunque sean capaces de crear estilos tan diferentes entre sí, como el más clásico del mármol, el actual del gres o el rústico del barro.

• Mármol: es una piedra caliza, con más o menos vetas según el tipo que sea, y, como tal, es porosa. Este es el motivo de que los suelos de mármol absorben todos los líquidos que les caen, dejando cercos y manchas, a menos que se trate de agua. Además se rayan fácilmente y son muy sensibles a los productos de limpieza. ¿Cuáles son entonces sus ventajas? Son excelentes conductores del calor, por lo que en invierno resultan muy confortables, e, indudablemente, son bellos y elegantes.

• Gres porcelánico: el pavimento estrella, sin duda, es el de baldosas porcelánicas. Es resistente, duradero, fácil de limpiar y resiste sin inmutarse los productos de limpieza más abrasivos. Este suelo tiene la peculiaridad de no alterarse con los cambios de temperatura, con lo que en invierno conserva bien el calor de la calefacción y en verano mantiene cierto frescor. Esto y la gran variedad de diseños y estilos, son sus principales atractivos. Puede sugerirse como inconveniente que no casan bien con decoraciones sofisticadas o diseños muy urbanos.

• Barro natural: es cerámica cocida a muy bajas temperaturas, lo que hace que sea un revestimiento muy poroso. Aunque también se comercializa esmaltado o barnizado, es el pavimento cerámico más rústico y natural, con una belleza incomparable, su principal baza. En su favor, también hay que decir que retiene muy bien el calor. Su gran inconveniente es la fragilidad frente a los golpes y las manchas, si no se le aplica un tratamiento impermeabilizante.

• Terrazo: se puede decir que es una piedra artificial, formada por una mezcla de cemento teñido de diferentes colores, arenas y piedras naturales, como el mármol o el granito. Es resistente, fácil de limpiar y no se altera con el paso del tiempo. Su único mantenimiento es un encerado de vez en cuando. En su contra debemos decir que hay pocos fabricantes que ofrezcan diseños modernos, por lo que resulta un poco anticuado.

Vestir los suelos

Con la bajada de las temperaturas, las alfombras cobran el protagonismo perdido durante los meses estivales y se convierten en el centro decorativo de las entradas, salones y dormitorios. Vestir los suelos y proporcionar calidez al entorno son las funciones principales de una buena alfombra, pero si además puede competir con otros elementos de la estancia por la originalidad de sus diseños y por la calidad de sus materiales, se tratará, sin duda, de una pieza única y artesanal.

Actualmente, el consumidor está de suerte en esta parcela textil, pues desde hace un par de décadas la oferta se ha ampliado, mejorado y diversificado de forma importante. La irrupción de nuevos materiales, como las fibras vegetales, y la apuesta de algunos diseñadores, como Nani Marquina, han contribuido a dinamizar el sector y a situarlo en un rango más elevado dentro del epígrafe de la decoración.

Las mejores alfombras son las fabricadas a mano con tejidos de calidad, piezas trabajadas con mimo, rigor, escrupulosidad, paciencia y sensibilidad para acariciar el cuerpo y el espíritu de quien vaya a disfrutarlas. En segundo plano se sitúan otros criterios vinculados con el gusto personal del usuario, como la procedencia, el colorido, el estilo o el formato de la alfombra. Las tendencias son muy variadas y permiten la convivencia del clásico modelo persa con el formato circular y colorista que propone Marquina en algunas de sus colecciones.

Alfombras

Sin embargo, el concepto que realmente ha marcado la diferencia entre las tradicionales y las nuevas generaciones de alfombras es la simplicidad del diseño. Ahora se llevan las piezas sencillas, limpias y austeras, en contraposición a las propuestas clásicas con dibujos laberínticos, complicados y repetitivos, muy adecuadas para ambientes conservadores pero poco apropiadas en entornos modernos y minimalistas.

Las Fibras Vegetales

Procedentes de países asiáticos, africanos y sudamericanos, las fibras vegetales son cada vez más conocidas y utilizadas en Europa, donde se empiezan a apreciar sus ventajas en cuanto a resistencia, mantenimiento y respeto al medio ambiente.

El sisal, el junco de mar, el yute, el bambú, el papel y el coco se emplean en la creación de moquetas, alfombras y otros elementos textiles, pero su comportamiento y su adaptación a los distintos usos varía en virtud del tipo de fibra. El primero se obtiene de la hoja del Agave sisalana, planta que crece en Brasil, Tanzania, México y otros países de Centroamérica. Compone superficies compactas, lisas y suaves, por lo que resulta perfecto para el dormitorio.

El junco de mar o seagrass proviene de China y crece en las desembocaduras de sus ríos, junto al mar. Necesita ciertas condiciones de humedad, por lo que en ambientes excesivamente secos conviene instalar un humidificador. Admite muy bien los tintes y las mezclas con otras fibras, y puede colocarse en cualquier habitación.

El yute se encuentra en India, China y Bangladesh, y ofrece un amplio abanico de colores naturales. Tolera los tintes y se adapta mejor en entornos poco húmedo. El bambú es originario de América, África, Asia y Oceanía. Sus tablillas, de diferentes anchos, componen alfombras muy delicadas que habitualmente suelen ir ribeteadas de piel vuelta, tela o cuero. Esta fibra se utiliza en su color natural o teñida y va bien en cualquier zona de la casa.

El coco procede de India y Sri Lanka. Es un material muy resistente y perfecto para entradas y pasillos, pues sus hilos algo punzantes lo convierten en inapropiado para salones y dormitorios. El papel se utiliza mucho en Finlandia, desde donde se ha introducido a otros países europeos. Se combina con otros materiales, como el algodón, creando propuestas muy interesantes y originales.

Limpieza y mantenimiento

Al estar fabricadas con materiales naturales, ya sea lana, algodón o fibras vegetales, las alfombras son muy sensibles al paso del tiempo y a los cambios de temperatura, por lo que resulta imprescindible girarlas cada cuatro meses para que el desgaste se produzca de manera uniforme.

Antes de colocarlas sobre el suelo, es recomendable poner debajo de ellas una alfombrilla de rejilla antideslizante, de forma que fijen bien al pavimento sin perjudicarlo. La limpieza habitual debe realizarse con aspiradora, y ante la caída de algún líquido conviene actuar de inmediato pasando un paño seco que absorba el vertido, pero nunca hay que frotar a conciencia sobre la zona dañada pues se potencia la penetración del líquido en el tejido.

Durante el verano, pueden recogerse y guardarse en lugares sombreados para que no sufran perjuicios por efectos del calor. Con la vuelta del otoño, deben airearse durante un par de días, cepillarse con suavidad y colocarse nuevamente en el lugar oportuno.
Si se encarga la limpieza a una empresa especializada en alfombras, siempre habrá que aclara.

Bricolaje | Accidentes en el Hogar | Bricolaje Herramientas | Articulos Hogar | Bricolaje Acuario | Bricolaje Albañileria | Bricolaje Armario | Bricolaje Pintar | Preparacion de Superficie | Como pintar con esponja | Como pintar con pistola | Bricolaje Casero | Bricolaje Puertas | Bricolaje Mesa | Bricolaje Carpinteria | Bricolaje de Madera | Bricolaje Fontaneria | Bricolaje de Electricidad | Bricolaje Jardin | Decoracion Hogar | Bricolaje Trucos | Bricolaje Suelos | Bricolaje para Niños | Bricolaje TV | Bricolaje España | Leroy Merlin | Aislamiento térmico | Amoladoras | Automoción | Consejos de bricolaje | Construcción | Deshumificación | Electricidad | Cómo pintar con esponja? | Ferretería | Fisuras en la pared | Herramientas de bricolaje | Herramientas eléctricas | Humedades en la pared | Normas de seguridad | Pintura | Cómo pintar con pistola? | Cómo pintar con planilla? | Preparación de la superficie | Sierras | Sierras circulares | Taladros | Tipos de pinturas | Vesturio de bricolaje