1. Tomar las medidas de las paredes

Empezamos por medir bien todas las paredes a azulejar calculando el ancho por el alto de cada una y restando a dicha cantidad el espacio de puertas y ventanas; a este resultado no olvidarse de añadirle, al menos, un metro cuadrado como margen de seguridad. Una vez elegidos los azulejos, que sin lugar a dudas es la tarea más complicada seguiremos atentamente estas pautas.

2. Componer las paredes

A menudo es necesario preparar las paredes que vamos a azulejar, picar los azulejos antiguos, si los había, o el revoque defectuoso.

¿cómo colocar azulejos?Para que la adherencia del pegamento sea perfecta, la superficie a azulejar, debe ser áspera pero uniforme y bien nivelada. Esto último es fundamental para facilitarnos el trabajo si no somos unos expertos albañiles y lo conseguiremos con ayuda de un nivel de burbuja o incluso, mejor, con una plomada.

Lo ideal es revocar tapando agujeros y grietas con cemento y arena y dejar que esto fragüe bien. Debemos tener en cuenta que las zonas a azulejar (baños y cocinas) están expuestas a humedades, por lo que una base de yeso es siempre menos sólida debido a su capacidad de absorción.

3. Planteamiento de los azulejos

¿cómo colocar azulejos?Con la medida total de la pared a azulejar, y según el tamaño de los azulejos escogidos, calcularemos su disposición.

No es nada frecuente que los azulejos cuadren perfectamente sin necesidad de cortar algunos, de modo que, según el mobiliario y la estructura de la cocina decidiremos la esquina por la que empezar. Normalmente se comienza por la más visible, para terminar cerrando por aquella en la que disimulen mejor o queden ocultos los azulejos en caso de que haga falta cortarlos.

En cuanto a la altura, si no encajan los azulejos justos habrá que decidir si preferimos comenzar con uno entero desde el techo o desde el suelo en función de que los muebles dejen más espacios visibles por uno u otro lado.

Estas reglas se colocarán a la altura correspondiente al azulejo cortado, calzándolas en los extremos con unos ladrillos por ejemplo. Para corregir la altura y el nivel nos ayudamos con unas cuñas de madera y en el caso de que la regla sea muy larga la calzaremos también hacia el centro, con el fin de evitar que se arquee con el peso de los azulejos.

Estas se fijan con un poco de yeso durante el alicatado para que queden al mismo nivel de los azulejos. Siempre que sea posible haremos coincidir las cajas con las esquinas de los azulejos, de este modo realizaremos menos cortes v esto dará al trabajo un aspecto más limpio.

Tanto para marcar la altura de la cenefa a lo largo de las paredes, como para conservar la misma altura de interruptores que el resto de la casa, vamos a utilizar el nivel de agua. Éste, consiste en una goma transparente de varios metros de largo con un tapón en cada extremo; lo llenamos de agua cuidando que no quede ni una burbuja de aire y dejamos un trozo vacío en las puntas.

A continuación, marcamos un punto de referencia fuera de la cocina, donde haya suelo acabado, normalmente a un metro de altura desde el suelo. Ya sólo tenemos que colocar un extremo de la goma en la referencia y pasar el otro extremo por varios puntos a lo largo de las paredes, haciendo la marca donde nos indique el nivel de agua cuando el nivel del primer extremo, se estabilice en la citada referencia. Trazaremos una línea por esos puntos y, a partir de aquí, podemos pasar la medida donde sea necesario para buscar la altura real a la que queremos la cenefa, los interruptores, los enchufes, etc.

4. El cemento plástico, para su correcta colocación

Lo encontramos en los corralones dedicados a los materiales de construcción, además de en la misma casa donde compramos los azulejos en bolsas de 5 y 30 Kg.

Para su preparación tenemos un balde de goma con poca agua, añadimos pegamento plástico espolvoreándolo, para que no caiga todo en un punto, hasta que quede la superficie cubierta y lo dejamos reposar un rato. Esto hará más suave su manejo. Después solo hay que amasarlo bien con la cuchara y añadir más cemento si fuera necesario, hasta obtener una pasta densa.

Repartimos con la cuchara una pequeña cantidad sobre el reverso del azulejo en varios puntos, así se facilita su nivelación mucho más que si lo extendemos por toda la superficie haciéndole surcos con la llana dentada.

5. Colocación de los azulejos

Colocamos el azulejo sobre la pared golpeándolo suavemente con el mango de madera de la cuchara hasta nivelarlo, y nos ayudamos con un nivel de burbuja, de ser posible largo, para asegurar su correcta posición. Con el fin de mantener la verticalidad de los azulejos según los vamos colocando y evitar que se inclinen hacia un lado, podemos utilizar unos palillos de dientes normales partiéndolos por la mitad y metiendo la punta por el extremo del azulejo que tienda a caer, a modo de cuña. Con un par de caballetes y tablones de madera tendremos un andamio con el que trabajar más cómodamente la parte alta.

A medida que pegamos los azulejos es importante comprobarlos uno por uno y apartar todos aquellos que tengan el más mínimo piquete o desperfecto en el esmalte.

Estos se pueden aprovechar en los lugares menos visibles o en aquellos sitios en los que se necesiten azulejos cortados.

6. Cortar los azulejos

El manejo de las máquinas cortadoras es muy sencillo. El proceso consiste en señalar el azulejo dándole varias pasadas con la ruleta de vidia por la cara esmaltada, colocarlo entonces sobre la plataforma de separación y mediante una palanca, dividirlo. Si son varios los cortes que hay que hacer en un mismo azulejo, se señalan, se corta uno de ellos con la cortadora radial y se desprende el trozo mediante un ligero golpe o con la ayuda de unas tenazas.

Para hacer los agujeros donde tienen que quedar las tomas de agua, utilizamos una punta de acero bien afilada, golpeando ligera y repetidamente por la cara esmaltada sobre el lugar que hemos medido. Previamente, se recomienda vaciar un poco con la radial el reverso del azulejo en dicho punto.

¿cómo colocar azulejos?

 

¿cómo colocar azulejos?

 

¿cómo colocar azulejos?

 

¿cómo colocar azulejos?

 

¿cómo colocar azulejos?

 

¿cómo colocar azulejos?

 

¿cómo colocar azulejos? ¿cómo colocar azulejos? ¿cómo colocar azulejos?

cimentación

La cimentación es la parte estructural del edificio, encargada de transmitir las cargas al terreno, el cual es el único elemento que no podemos elegir, por lo que la realizaremos en función del mismo. Al mismo tiempo este no se encuentra todo a la misma profundidad por lo que eso será otro motivo que nos influye en la decisión de la elección de la cimentación adecuada.

cimentación
 

reformas en albañileria

Aquellos especializados en las reformas de albañilería son los que ejecutan diversos trabajos de construcción: levantan paredes y muros, colocan cubiertas, zanjas, llenan y nivelan los encofrados de hormigón, y preparar el cemento, entre otras cosas.

reformas en albaileria
 

las mezclas comunes en albañilería

Cada albañil, cada constructor, tiene sus preferencias con relación a las mezclas que habrá de usar en el trabajo. Y cada uno argumentará a favor de sus preferencias. Aquí hay que decir claramente que sobre gustos no hay nada escrito. Pero también hay que agregar que la preparación y aplicación de la mezcla adecuada hace a la durabilidad y resistencia de la obra.

Más allá de los gustos personales, en las mezclas comunes en albañilería varían las proporciones pero no los materiales.

las mezclas comunes en albañilería
Volver a: Bricolaje Hogar